Piel sensible donde la procesión va por dentro

Una piel sensible puede ser grasa, seca, mixta o con acné.

Hace unas semanas os explicaba como diagnosticar una piel seca/grasa , y está semana toca piel sensible.

Ya sabemos que las tendencias unidas al desconocimiento, crean una confusión generalizada que ayuda a crearnos un diagnostico erróneo.  En este caso se trata de la piel sensible, se calcula que un 40% de la población tiene la piel sensible, pero no es valido autodiagnosticarse hay que acudir a un profesional.

Si te has quemado con el sol, o no eres constante en tu rutina de belleza es posible que tu piel este sensible e irritada, pero no por ello es una piel sensible. 

Las pieles sensibles son extremadamente finas, tienen una baja tolerancia a las agresiones externas y enseguida se enrojecen. Una piel puede volverse sensible con los años, ya que el film hidrolipidico se daña rompiendo la barrera que protege la piel de las agresiones externas. Esto es muy habitual en pieles con acné debido a que los tratamientos son muy agresivos.

Los sintomas más habituales de una piel sensible, es el enrojecimiento constante, la deshidratacion extrema y en algunos casos picores. Si la piel está muy sensible puede volverse reactiva en contacto con ropa, cremas, humedad ambiental, tejidos no naturales o cosméticos con perfumes.

Las pieles sensibles sufren episodios reactivos, donde se enrojecen muy fácilmente, se deshidratan y pueden llegar a sufrir erupciones.

Una piel sensible es una piel alterada, y la mejor forma de cuidarla es evitar en medida de lo posible todo lo que la agreda. Es importante ser constante con la rutina de belleza, e introducir los nuevos productos poco a poco para saber si nos dan reacción.

Tip

En el bolso siempre llevo un Agua de Uva de Caudalie y una crema calmante para los cambios de frío o calor.

 

¿Que tipo de piel tenéis?

¿Tenéis algún secreto para calmar las rojeces?

 

 

1 Comment

¡Adelante! deja tu comentario: