La guía definitiva para limpiar tu armario

Hace muchos muchos años, cuando yo era una joven ayudante de moda en Paseo de Gracia, me encontraba más amenudo de lo que me gustaba,  mesas enteras con ropa para colgar, planchar y guardar. Mi jefa un día me observó cómo en un intento de deshacer aquel lío de prendas dejé para el final la seda, y ella me dijo:

“Miriam trata la ropa con amor y cuidado, por que se estresa. La ropa que tocas está echa de materiales que vienen de la naturaleza, por lo cual la ropa tiene vida”.

En ese momento estaba entre fascinada, sorprendida e intrigada con mi nuevo descubrimiento, y me puse ipsofacto a mirar todas las etiquetas de lo que estaba doblando. Como consecuencia de esa semilla, mi concepto de la moda cambio radicalmente, y descubrí la importancia de cuidar la ropa.

Con los años cogí la costumbre inconsciente de evaluar todo a mi alrededor, y aprendí sobre los sentimientos que recibimos al entrar en una tienda. El olor, la música y la imagen corporativa es muy importante, pero sin orden no hay nada que hacer. La paz que tenemos al entrar en una tienda de ropa, donde todo está perfectamente doblado, nos incita a disfrutar de la experiencia, pero que pasa cuando todo está tirado por el suelo, la gente pisa la ropa, se acumula en las mesas… es caótico y la sensación de ansiedad tarda poco en llegar.

Seguro que alguna vez habéis dicho la famosa frase “No tengo nada que ponerme”, y puede que no este tan lejos de la realidad, a pesar de tener un armario a punto de reventar. Ropa que me va grande o pequeña, ropa de hace dos decadas, prendas para ocasiones especiales, piezas con la etiqueta pues no se como combinarlas… y así todas las opciones imaginables.

Lo primero que tenéis que tener claro, es que cada una de vosotras es única, y por lo tanto vuestro armario también debe serlo.  No importa como hayáis llegado al punto de acumular montañas de ropa, o que tengas pantalones de cinco tallas, pero ninguna de la que llevas ahora, está carrera empieza ahora.

El punto de salida, es el momento en el que decides cambiar tu vida, y asumir que necesitas un cambio. Sabes tan bien como yo, que guardar la ropa de cuanto estabas delgada no te hará adelgazar y viceversa, guardar la ropa de cuando estabas gorda no hará que nunca más te engordes, eso solo depende de ti, de nadie más. Tampoco sirve que guardes la ropa de alguien a quien apreciabas mucho y ya no está, duele dejar ir estás cosas, lo sé muy bien, pero los recuerdos se guardan en el corazón. No quiero que te apegues a nada, quiero que seas libre, así que es hora de desprenderse de la ropa de cuando eras más joven, y quizás más feliz, aunque yo siempre digo que en ese momento éramos más bien inocentes.

Todas y cada una de vosotras estáis aquí leyéndome y pensando en como habéis llegado hasta aquí.  Os diré una cosa, no importa todo el camino recorrido y mucho menos sufrido. Desde este preciso momento está prohibido juzgarse, culparse ni culpar a nadie, y mucho menos fustigarse. Es hora de liberarnos de esas ataduras, ya sean por costumbre, cariño, o miedo y dar el paso.

La teoría es fácil, lo se porque yo también me lo decía, pero dar el paso es otra cosa, eso da miedo,  y te preguntas: ¿y si me quedo sin nada que ponerme, y si no encuentro ropa, y si , y si… ?. Ahora coged esas preguntas, escribidlas en un papel, hacer una pelota y tirarla lejos. Yo sigo aquí, quizás no pueda estar contigo fisicamente, pero quiero que me respondas a una pregunta más.

¿De todas las prendas que tienes en casa, cuantas te has puesto en los últimos meses, con cuantas te sientes tan segura de ti misma que te comerías el mundo, y cuantas puedes usar como salvavidas?.

Yo no os voy a convencer de que hagáis limpieza, pues es algo que solo vosotras podéis hacer, pero si estaré a vuestro lado.  Ahora que has respondido, quiero que hagas un ejercicio muy sencillo.

EJERCICIO

Limpieza de armario

Haz una lista con toda esa ropa que no eres capaz de tirar, y al lado de capa prenda el motivo por el cual no  te la has puesto. Quiero que leas todas y cada una de las excusas que has puesto, y te respondas sinceramente si puedes cambiar algo para ponerte esa ropa, si está en tu mano poder hacer algo para cambiar prenda por prenda el echo de que lleva ahí meses o años sin usarse. Es importante que distingamos de posibilidad de realidad.

Ejemplo:

  • Estos zapatos me van pequeños o me hacen daño.  Porque sufrir e ir con tiritas todo el día.
  • No se como conjuntar está falda. Puedes mirar Pinterest o pedir ayuda a alguna amiga.
  • Lo guardado para situaciones especiales. Cualquier día puede ser especial.

Recuerda que la limpieza tiene que ser como quitar una tirita, de una vez y sin pensarlo. Si vamos postergando la limpieza nunca la haremos, y a pesar de que no existe un día ideal, lo mejor es elegir un momento en el que no estemos sentimentales, y buscar un refuerzo para que nos ayude a tirar lo que no sabes que no eres capaz.

Ya estás lista, tienes la determinación, un refuerzo y sacos, así que el último paso es reunir toda la ropa en la misma habitación. No olvides de mirar en los altillos ,almacén, la ropa tendida, debajo de las camas. A menos distracciones, más fácil será cumplir nuestro objetivo. Para que no te agobies, puedes empezar limpiando en el sentido de las agujas del reloj, elige primero lo más fácil.

 

1.Todo lo viejo, roto y manchado.

Empieza por las cosas más sencillas de tirar: Toallas, sabanas, trapos viejos, calcetines que siempre se pierden, ropa interior cedida o demasiado vieja, ropa manchada que no tiene solución, ropa con agujeros.

2. Bailando entre tallas?.

Hay que ser flexible y valorar si llevamos mucho tiempo con el mismo peso, o vamos oscilando de talla. Algo habitual con los problemas de tiroides, ovarios poliquisticos, fibromialgia… Aquí tienes que ser sincera con tus necesidades, y quedarte con la ropa que te siente bien, te guste y te sientas cómoda con ella.

3. Para ocasiones especiales o sin estrenar.

La ropa está para usarla, y si no encontramos un día adecuado, quizás podamos crear una ocasión especial. Si por el contrario el problema es que no la has estrenado porque no sabes como combinarla, toca pedir ayuda a una amiga o buscar inspiración en Pinterest, es mi mejor aliado cuando me bloqueo.

4. Calzado, bolsos y accesorios.

Aquí casi podemos escribir una tesis, pero seré buena y os daré una tregua. Soy consciente de lo mucho que nos gusta coleccionar cosas, así que aquí aplicaríamos todos los punto anteriores.

5.Nada que no nos pongamos.

Nada de papeles, cajas vacías… el armario no es una despensa.

 

LA EXCEPCIÓN DE TODA REGLA 

Todos  tenemos prendas especiales que merecen ser salvadas, pero esto solo son excepciones y no vale

para salvar todo el armario, que quede claro.

  • Prendas especiales: Hay prendas que tienen su encanto en estar viejas, rotas y desgastadas como las Converse o las chaquetas de aviador.
  • Prendas Vintage : No hay nada como prenda con historia, y si es de diseñador para toda la vida.
  • Ropa de fiesta y boda: Si es un vestido increíble de David Delfín adelante guárdalo, pero nada de guardar los vestidos de noche vieja y San Juan de los últimos 10 años.

LA ÚLTIMA PRUEBA

Imaginaos que tenéis que iros 15 días fuera, no conocéis el destino pero sabéis que tendréis fiesta de día, de noche, una gala, reuniones, eventos, visitas turísticas, vamos unas vacaciones muy completas.

Ahora os doy dos horas para que me hagáis la maleta. ¿Tenéis todo lo que necesitáis para este viaje? y si es así ¿En dos horas podéis hacer la maleta sin volveros locas?.

El objetivo de tener un Fondo de Armario es tener prendas versátiles, que nos saquen de cualquier apuro, pero no podemos crearlo si no sabemos que necesitamos. Y por eso es tan importante hacer la limpieza de armario.

“Imagina que tu armario es una tienda de ropa donde todo es perfecta para ti. Toda la ropa que hay dentro te queda bien, es bonita y siempre lista para usar”.

En el próximo post hablaremos de como estructurar y distribuir la ropa en el armario. También pondré ejemplos de espacios pequeños.

Espero que os sea de ayuda, y si es así no olvidéis compartir vuestra experiencia conmigo. Es la mejor forma de saber que lo que hago os llega. Un abrazo muy grande a tod@s.

Fotografias: Pinterest

2 Comments

  • Reply carla 03/10/2017 at 11:52

    Cuanta razón tienes, cuantas excusas nos ponemos para ser acumulativas. Como ya te comenté en tu otro post para mí hacer mudanza a un espacio más pequeño que el anterior me obligó a hacer limpieza de la buena. Pero también diré que con los zapatos soy un caso, ahí sí que no he podido practicar el desprendimiento. Te contaré que tengo unos zuecos de Balenciaga que me regalaron cuando cumplí 18 años (tengo 35)😜. No creo que desde entonces me los haya vuelto a poner, pero están impolutos y me traen muy buenos recuerdos. Reclutaré ayuda como sugieres. 😘

    • Lady Panda
      Reply Lady Panda 04/10/2017 at 13:46

      Jajaja, como he dicho siempre hay excepciones y la otra cosa es buscar una ocasión para ponerse las piezas que guardamos con tanto cariño. Creo que esos zuecos de Balenciaga merecen ser usados y que el mundo los vea, aunque sea una tarde contigo misma. Un abrazo y gracias por compartir tanto, me encanta.

    ¡Adelante! deja tu comentario: