Kobido el masaje facial japonés.

Vivimos en un mundo donde nos venden el tiempo personal como si fuera un extra a nuestra vida. El ritmo frenético del trabajo, los estudios, la vida social y personal, sin contar con las aficiones o las obligaciones, hacen que desconectar se convierta en una necesidad que todos deberíamos marcar en nuestra agenda como algo obligado. Siempre intento buscar formas de evadir la mente y así liberarla, pues en un trabajo tan creativo como exigente, necesito dar siempre el 100%. Hasta ahora he usado el deporte para liberar adrenalina que me viene genial, pero he decidido dar un paso más y mirar atrás, exactamente 6 años donde un viaje a Japón me enseñó otra forma de ver y vivir la vida.

piedras calientes

Un País donde la medicina tradicional comparte espacio con la medicina moderna, pues no solo tenemos que tratar el cuerpo, también el alma. Soy partidaria de que si algo nos va bien, no debemos renunciar a ello, sin importar las creencias occidentales o el que dirán, pues al final lo que importa es como nos sentimos.

Hace un mes conocí a Carolina, una especialista en terapias tradicionales orientales y alumna Dr. Shogo Mochizuki conocido como el maestro del Kobido. Este famoso masaje fácial  Japonés que significa (antiguo camino de la belleza) también conocido como lifting natural. Carolina también combina el Kobido con otros terapias orientales como el Shiatsu, piedras calientes, agujas Hinaishin-ho o trabajo postural Sotai-ho. Es importante aclarar que masaje facial Kobido está patentada, y solo los alumnos del Dr. Shogo Mochizuki pueden realizarlo. Carolina es una de las pocas persona que tiene el titulo de Kobido, así como la destreza y la técnica necesaria para ver resultados desde la primera sesión. Respecto a las demás técnicas tengo que decir que esta terapeuta argentina tiene un don para saber combinarlas, y darle al cliente lo que necesita y no lo que quiere.

kobido masaje facial japonés

Mi primer contacto con Carolina  fue Parsimonia La tienda, uno de mis espacios favoritos de cosmética nicho en Barcelona. La primera vez que me puse en sus manos no tenia muchas expectativas, pues fui entre reuniones de trabajo, con el estrés en todo su esplendor, y no tenia ni idea de lo que me iba a encontrar.

El masaje facial japonés kobido combina conceptos de la medicina tradicional japonesa y técnicas de masaje Anma (que significa empujar y frotar). Es un masaje muy energético, que activa los músculos faciales,  oxigena la piel, estimula la producción de colageno y elastina. Elimina la tensión del cuello, aliviando el estrés y libera la energía estancada, restableciendo el flujo de energía del cuerpo, evitando así la aparición de enfermedades y potenciando el sistema inmunológico.

El resultado me dejo tan sorprendida que tuve que enseñarlo por mi stories de Instagram, mi cara volvía a tener la tersura de los 20 años. Los resultados solo duran unos días, pues hay que ir manteniéndolo, pero sin duda consiguió llamar mi atención.

kobido masaje facial japonés

Una semana más tarde estaba ahí estirada en una camilla para probar otro tratamiento, Shiatsu combinado con piedras calientes. Un masaje muy relajante realizado con las piedras calientes, que consiguieron descontracturar mis hombros y cuello, y relajarme para posteriormente empezar con Shiatsu.

Una terapia que basa sus beneficios en la correcta canalización de la energía vital (Chi) mediante la presión de ciertos puntos clave de nuestro cuerpo. Este masaje no se hace en contacto con la piel, sino sobre una sabana o ropa, y se va ejerciendo presión con los pulgares de la mano, consiguiendo así mover toda la energía del cuerpo.

Ahora viene lo importante, el precio y es aquí cuando me sorprendieron las palabras de Carolina. “Cuidarse no debería ser solo para unos pocos bolsillos, pues todo el mundo tiene derecho a sentirse bien por dentro y por fuera”. Lo reconozco con esto me enamoró, y es que Carolina hace un maratón los miércoles llamado “Día de Desconexión” donde puedes probar cualquier servicio por 20€ durante 30 minutos.  Su tarifa estándar es de  30€ 30 minutos y 50€ 60 minutos.

kobido masaje facial japonés

Podéis encontrarla los lunes, miercoles y viernes en Parsimonia (c/ Laforja 89) y Martes y jueves en estem-B (c/ Major de Sarria 91).

Si tenéis la oportunidad os recomiendo que probéis el “Día de Desconexión” de Carolina Mazzoni @theboxbycarolina y regalaros  un poco de tiempo, que es la mejor terapia para la salud.

Otros post de interés en Lady Panda

Vanitas Espai

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No Comments

¡Adelante! deja tu comentario: