Está semana hará 10 años del día que empecé a quererme a mi misma, y pude comprobar  lo cruel que es la sociedad cuando no eres delgada, cuando no encajas en los canones sociales establecidos por unos pocos que ni siquiera cumplen los criterios, pues seamos sinceros, nadie es como sale en la portada de una revista. No existen las pieles sin poro alguno, ni tampoco las dientes blanco tipex, no existen las piernas de 1,60 en cuerpos de 1,80 y así podríamos seguir.

Las mismas mujeres que las protagonizan son las primeras en quejarse de la irrealidad del photoshop, pero antes de eso, antes de las revistas está la vida real. El día a día de ver como al cambiar tu cuerpo, en mi caso fueron 25 kg de más a causa de una enfermedad, fue suficiente para cerrarme todas las puertas, que poco antes me llamaban sin cesar.

Durante la pubertad siempre fui un patito feo, digamos que las gafas, la ortodoncia y los granos no estaban bien vistos, pero con la adolescencia todo cambio, los granos desaparecieron para dejar paso a una piel tersa y jugosa, la ortodoncia no existía, y mis gafas no eran necesarias más que para leer.

Mis pechos habían crecido y eran turgentes, mi cuerpo se moldeo y dio a luz a una figura muy femenina, de la cual nunca me he quejado. Nunca valoré la fácil que era mi vida, todo lo que me regalaban, o simplemente lo sencillo que era conseguir trabajo, hasta que me engordé. Las puertas se cerraron, la ropa no me entraba,  y comprar se convertía en un infierno del cual siempre salía llorando.

El mundo había cambiado y no lo sabia, o era yo la que estaba cambiando. Sin duda fueron tiempos difíciles, pero a golpe de amor, abrazos y cariño mi autoestima volvió para no irse jamás.

Ahora con 35 años la gravedad ha echo estragos, os lo aseguro, mi cara tiene manchas, arrugas y poros dilatados algunos del tamaño de un camión, y celulitis, mejor no hablemos… Me cuido, sí, pero no renuncio a nada, no renuncio a vivir, a comer, ni a disfrutar.

No me cuido para ansiar un cuerpo que no puedo ni deseo tener, me cuido porque me gusta cuidarme, porque me gusta mirarme al espejo, y recordar que está relación es para toda la vida.

 

Mono talla 44: System Action old

Blazer talla 42: NKN  Nekane old

Gafas de sol : Quai Australia by Too Faced

Collar: I Am