El día que empecé a quererme.

Está semana hará 10 años del día que empecé a quererme a mi misma, y pude comprobar  lo cruel que es la sociedad cuando no eres delgada, cuando no encajas en los canones sociales establecidos por unos pocos que ni siquiera cumplen los criterios, pues seamos sinceros, nadie es como sale en la portada de una revista. No existen las pieles sin poro alguno, ni tampoco las dientes blanco tipex, no existen las piernas de 1,60 en cuerpos de 1,80 y así podríamos seguir.

Las mismas mujeres que las protagonizan son las primeras en quejarse de la irrealidad del photoshop, pero antes de eso, antes de las revistas está la vida real. El día a día de ver como al cambiar tu cuerpo, en mi caso fueron 25 kg de más a causa de una enfermedad, fue suficiente para cerrarme todas las puertas, que poco antes me llamaban sin cesar.

Durante la pubertad siempre fui un patito feo, digamos que las gafas, la ortodoncia y los granos no estaban bien vistos, pero con la adolescencia todo cambio, los granos desaparecieron para dejar paso a una piel tersa y jugosa, la ortodoncia no existía, y mis gafas no eran necesarias más que para leer.

Mis pechos habían crecido y eran turgentes, mi cuerpo se moldeo y dio a luz a una figura muy femenina, de la cual nunca me he quejado. Nunca valoré la fácil que era mi vida, todo lo que me regalaban, o simplemente lo sencillo que era conseguir trabajo, hasta que me engordé. Las puertas se cerraron, la ropa no me entraba,  y comprar se convertía en un infierno del cual siempre salía llorando.

El mundo había cambiado y no lo sabia, o era yo la que estaba cambiando. Sin duda fueron tiempos difíciles, pero a golpe de amor, abrazos y cariño mi autoestima volvió para no irse jamás.

Ahora con 35 años la gravedad ha echo estragos, os lo aseguro, mi cara tiene manchas, arrugas y poros dilatados algunos del tamaño de un camión, y celulitis, mejor no hablemos… Me cuido, sí, pero no renuncio a nada, no renuncio a vivir, a comer, ni a disfrutar.

No me cuido para ansiar un cuerpo que no puedo ni deseo tener, me cuido porque me gusta cuidarme, porque me gusta mirarme al espejo, y recordar que está relación es para toda la vida.

Mono talla 44: System Action old

Blazer talla 42: NKN  Nekane old

Gafas de sol : Quai Australia by Too Faced

Collar: I Am 

 

4 Comments

  • Reply Mayu 15/06/2017 at 00:12

    Estoy contigo y con este post me declaro super fan tuya. Mi peso siempre va para arriba y para abajo por causas de salud y la gente es muy cruel… Si engordo que como te has puesto q porque no hago dieta… Si adelgazo que tengo mala cara que si estoy enferma de gravedad… Sino entras dentro de lo que se espera de tu te miran mal y te maltratan. Tener una 42-44 y que te digan aquí no tenemos ropa para ti vete a una tienda de tallas grande a pleno pulmón en la tienda te unde… Igual que ir a comprar maquillaje y que sean bordes o no te atiendan por ese motivo mientras ves q a tus amigas las tratan como reinas jode y unde mucho. Por suerte en los últimos años en algunos sitios esto ha cambiado y te tratan igual de bien seas como seas pero por desgracia en otros no sobre todo en tiendas de ropa.
    En cuanto al trabajo ya estoy desauciada jajaja en mi sector las piden jóvenes a poder ser de menos de 35 preferentemente menos de 30 y con buena apariencia en algunos anuncios especifican lo que es para ellos buena apariencia.. (ejem.. si comentarios…) Así que con 35 y entradita en carnes ya me desauciaron para trabajar de lo mío…. Así que virgencita virgencita que me quedé currando donde estoy hasta que me jubile pq sino negro lo veo…
    Besos guapa

  • Reply LauraM 14/06/2017 at 22:03

    Me parece curioso cómo criticas una sociedad que hace culto al cuerpo (sea como sea ese cuerpo) para terminar haciéndolo tú.

    ¿Qué tal si hablamos de algo interesante?

    ¿Qué tal si hablamos de que ser flaca y tener los pechos turgentes (y la piel jugosa, como dices) no es sinónimo de que se te abran un montón de puertas y de que te caigan regalos del cielo? ¿La vida es fácil siendo flaca? No, amiga, no lo es. Es exactamente igual de difícil (o fácil, míralo como quieras).

    Si has engordado y se te han cerrado puertas… hay algo que has hecho muy mal. Y no es la sociedad, sino tú: que eres el reflejo de ella.

    • Lady Panda
      Reply Lady Panda 14/06/2017 at 22:29

      Cariño no has leído el post, o no has entendido nada. Criticó la irrealidad que crea el photoshop y con mucho criterio, pues trabajo en moda y cada día estoy con modelos de todas las tallas, y por muy delgadas que sean en la foto se les quita más y más, si son curvys se les reduce un poco la barriga, se les quita la papada y se armoniza el cuerpo. Esa es mi crítica el daño que hace la publicidad irreal. Nadie dice que las puertas se abran solo por estar delgada, no confundamos términos, pero no encontraras dependientas de la 48 en Inditex, Mango … que pasa que no tienen derecho, y si llevas una 32 que es talla de niña también lo tendrán difícil. La sociedad tiene un patrón standard y no todo el mundo encaja, eso no significa que no tengan derechos. Y por último respecto a que se me han cerrado puertas y he echo algo mal, si hice algo muy mal, dejar de quererme y esconderme por que no me gustaba lo que veía al espejo. Si yo soy el reflejo de la sociedad, entonces la sociedad aceptaría a todo el mundo como es, nadie tendría anorexia, ni bulimia y en todas las tiendas habrían tallas, y la palabra Gorda y Anorexica no se usarían como insultos. Ese es el reflejo que quiero de la sociedad. Gracias por compartir tu opinión.

    • Reply Laura Herder 15/06/2017 at 15:57

      No te parece interesante exponer una realidad que parece muchas mujeres desconocen. Sobretodo los adolescentes, bombardeados a información de como debería ser su vida. No seamos cínicos, tener una talla standard y ser un poco mona AYUDA, y tanto que ayuda. Quieren mostrar que las bloggers somos gente NORMAL con imperfecciones, como todo hijo de vecino, pero luego las marcas solo quieren mujeres con rostros simétricos, dientes perfectos, celulitis inexistente, etc… Qué problema hay en las palabras de Lady Panda? Expone su realidad, lo que ella ha vivido, lo que ella cree interesante… que tú vengas aquí a decirle lo que debe contar o no, no es libertad de expresión, es síntoma de una personalidad autoritaria y cero empática. Quien debería preguntarse si es de mérito andar por la vida con esa personalidad, eres tú.

    ¡Adelante! deja tu comentario: