“Mantén la cabeza, los tacones y los principios altos”.  Estilismo con botas.

Cuando se pusieron de moda hace 2 años sabía que tarde o temprano caería ante las botas altas.  Van por encima de la rodilla, las podemos encontrar en infinidad de tejidos y colores, y conjuntan con casi todo.

Es indiscutible que las botas altas siguen siendo las reinas de la moda, debido a su versatilidad, se pueden llevar con pantalones, vestidos, faldas, o incluso con jerseys oversize para las más atrevidas. En terciopelo, raso, cuero, charol… estás últimas me recuerdan a Julia Roberts en Pretty Woman. Las botas altas llegaron hace dos años, y tengo claro que tardaran mucho en irse, si es que lo hacen.

Mi búsqueda de unas botas altas que me favorecieran, ha sido más larga de lo que esperaba y es que las marcas no piensan en las que tenemos las pantorrillas y las piernas anchas. O quizás no tanto como deberían, pues los modelos que encontraba no se ajustaban bien, llevaban demasiado tacón lo que las hacía imposibles, o el precio era prohibitivo para un calzado poco o nada básico.

Aún así no soy de las que se rinde, y un día paseando por Primark ahí estaban. Tacón medio, detalle bonito, punta ligeramente estrecha pero no suficiente para oprimir, y mi pantorrilla encajaba perfectamente. Esas eran mis botas, porque os podéis imaginar que el precio era inmejorable, no llegaban a los 30 euros.

Combinar botas altas

Como una niña con zapatos nuevos, mejor dicho botas altas nuevas tocaba pensar en un estilismo que fuera diferente, y me hiciera salir de mi zona de confort como estas botas lo habían echo. Para ello, elegí un vestido ajustable, que se adapta a todas las tallas, ideal si tienes problemas de barriga como yo, y como accesorio, perlas y más perlas.

Lo sé, me salte totalmente la regla de menos es más, pero la ocasión lo merecía, pues por fin había conseguido lucir unas botas altas sin sentirme como un chorizo, y eso lo entenderéis las que tenéis mucha pantorrilla o las piernas muy gruesas como yo. Es difícil encontrar botas altas, que además estilicen pues la mayoría están pensadas para un tipo de pierna, ni muy ancha ni muy delgada, lo standard y como todo los medios, siempre quedan vacíos los extremos.

 

    Consejos para elegir las botas altas perfectas

  • Pantorrilla y pierna ancha: Colores oscuros, punta fina no redonda y un poco de tacón. Recuerda, a más cm de tacón, más estilizada se ve la pierna. Y si quieres estilizar, huye de las botas que contrasten con el pantalón, es decir busca un look monocromático.
  • Pantorrilla y pierna delgada: Elige botas con tacón fino, y tejidos elásticos para que se ajusten bien. Las de terciopelo y raso suelen ser muy estrechas.
  • Si eres bajita: Busca botas altas que tengan la suela de otro color, o un toque dorado como las mías. Rompes el color monocromático y creas un efecto visual que alarga la figura.
  • Piernas muy largas y tronco corto: Lo ideal es que uses botas planas, con tacón ancha y punta redonda, así acortaras la pierna.

 

Vestido: El Armario de Mimi

Botas altas: Primark

Collar de perlas: Sita Nevado 

 

Post de interés:

 

 

 

1 Comment

  • Reply Estilismo con chaqueta de terciopelo- Lady Panda 27/02/2018 at 00:33

    […] Vestido de terciopelo con flores  […]

  • ¡Adelante! deja tu comentario: