Sobre mi

Siempre he soñado en blanco y negro y vestido en colores. Amo la moda desde que tengo recuerdos y el maquillaje parece que siempre estuvo en mis manos.

Recuerdo pasar horas viendo como mi abuela se arreglaba delante de un espejo barroco con una pica de mármol, ahí  extendía todo su maquillaje y su gran polvera con una borla de plumas de cisne para blanquear su piel. Recuerdo que siempre me pedía que la ayudara a encorsetarse para ponerse algunos de sus increíbles vestidos, luego seleccionaba todas las joyas acorde a su vestuario, y en la habitación continua mi abuelo se teñia el bigote convirtiéndose en un Gentleman después de ponerse su traje.

Amaba pasar las tardes en su casa dando rienda suelta a mi creatividad,rodeada de ropa, joyas, fulares y mucho maquillaje. Siempre esperaba con ilusión ver el pan de los polvos que en aquel momento para mi solo era significado de que pasaría a mi pequeño neceser o como entraba al baño y me empolbaba la nariz con esa gran borla.

Tuve la suerte de crecer rodeada de la libertad creativa. Pasé horas entre modistas cosiendo vestidos de Armani, Chanel y Valentino, me escondía debajo de las maquinas esperando que cayera un trozo de tela roja para hacer un vestido a mi Barbie en el intento de copiar esas obras de arte, pero el día que decidí que quería dedicar mi vida a la belleza efímera, todavía lo visualizo a cámara lenta:

Mi madre estaba preparándose para una fiesta, cogió su body de seda favorito con un pantalon de la misma tela en corte Palazzo, unas sandalias de pedrería, un collar de perlas anudado en la espalda y por ultimo sacó un labial de Estee Lauder bañado en oro de una caja de terciopelo.

Empezó a pintarse los labios con mucho cuidado de no salirse de la linea marcada por el perfilador, todo eso mirando a una polvera que hacia conjunto con ese precioso labial nude, ese instante se congelo en mi mente traspasando las fronteras de todos mis recuerdos.

Bienvenidos a mi pequeño mundo.

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

¡Adelante! deja tu comentario: